Mentalidad emprendedora

Las creencias y actitudes limitantes que NO te dejarán alcanzar el éxito

Tus creencias y actitudes están determinando tus acciones. Muchas de ellas te ayudan a tu crecimiento, pero muchas otras te están estancando.

Nos fijamos mucho en el intelecto, en saber más cosas estudiando, pero nos fijamos muy poco en nuestro comportamiento, en nuestra actitud y nuestra inteligencia emocional.

¿Quieres saber cuáles son las creencias y actitudes que te están estancando y que no te dejarán JAMÁS tener el éxito que te mereces?

Aquí te presento sólo algunas.

1. El síndrome “yo no soy bueno para…”

Una de las creencias limitantes más comunes es pensar que no eres bueno haciendo tal o cual cosa. Por ejemplo, yo antes de iniciar este negocio tenía la creencia de que yo no era bueno vendiendo o diseñando.

Pero, de haberme quedado con esa idea, este negocio no existiría. Y si es muy cierto que hay gente que se le dé mejor que a mí convencer para vender o que se le dé mejor diseñar, pero eso no quiere decir que yo no pueda aprender a diseñar o a vender mejor que esas personas.

Así que, la próxima vez que te digas “yo no soy bueno para…”, cállate, deja de decir eso e intenta hacerlo, porque seguro no lo hacías tan mal como pensabas.

2. El idealismo

Esta es mi favorita, porque yo fui idealista por mucho tiempo. El ser idealista se manifiesta cuando hablamos más de lo que hacemos.

Cuando decimos: “Yo un día haré tal o cual cosa…”, o “en un futuro yo…”, pero no hacemos NADA hoy por lograrlo.

¿Cómo vencer al idealismo? Muy fácil, comienza a HACER y recuerda esta frase:

“TU FUTURO SE CREA CON LO QUE HACES HOY Y NO CON LO QUE HACES MAÑANA”

A mí me sirvió muchísimo entender esta frase para salir del idealismo y pasar al terreno de LO REAL.

3. La indecisión

Una de las peores actitudes que nos limita es creer que para tomar decisiones necesitas mucho tiempo.

Lo que pasa con la indecisión es, más bien, que PIERDES bastante tiempo dándole vueltas al asunto, ¿pero por qué? Por miedo.

Cuando eres indeciso tienes miedo a equivocarte y a fracasar, pero déjame decirte que el fracaso y los errores son parte de la vida, son parte de tu crecimiento y si te tienes que equivocar tendrá que pasar, pero lo importante es que aprendas de esos errores.

Usa la prudencia para tomar las mejores decisiones, pero, MUCHO OJO, la prudencia no quiere decir que te tome una semana o un mes entero para tomar una decisión, quiere decir que ves todas las aristas y posibilidades con la cabeza fría.

4. La “titulitis”

Estudiar es la mejor inversión que puedes hacer para tu vida, ya sea aprendiendo en una universidad o estudiando por tu cuenta.

Los títulos son necesarios para lograr ciertos objetivos. ¿Quieres ser médico? Tendrás que estudiar Medicina en una universidad, ¿quieres ser catedrático e investigador de una universidad? Pues tendrás que estudiar una maestría y un doctorado. En esos casos no estamos hablando de titulitis porque para esos objetivos es necesario tener títulos.

PEROO… déjame decirte que para emprender NO necesitas títulos, no necesitas certificaciones, necesitas HACER. Necesitas conseguir resultados.

Para alguien que quiere ser empresario o emprender un negocio, irte a una universidad a estudiar cinco años, es perder el tiempo, porque ese tiempo te cuesta MUCHO dinero.

Así que la próxima vez que quieras emprender un negocio, ya sea online u offline, quítate de la cabeza que no tienes títulos y que no eres un experto porque no has estudiado tal o cual cosa, deja de pensar en eso y ponte a HACER, porque haciendo puedes aprender bastante.

5. El perfeccionismo

Esta creencia limitante es muy común que se camuflaje como una “virtud”, hay mucha gente que cree que ser perfeccionista es algo bueno.

Y no hay nada más alejado de la realidad.

El ser perfeccionista te hará perder muchísimo tiempo y SIEMPRE te hará sentirte incapaz porque NUNCA nada en esta vida será perfecto.

Siempre tendrás errores, siempre harás cosas que no sean lo suficientemente perfectas ante tus ojos. Aprende a vivir con ello y seguro que, en el camino, podrás ser un poquitito mejor cada día, pero perfecto, JAMÁS. Ningún ser humano lo es.

6. El síndrome del “impostor

Este síndrome está bastante relacionado con el síndrome “yo no soy bueno para…” y con la titulitis. El síndrome del “impostor” es esa voz que nos hace pensar que no somos lo suficientemente buenos o capaces para lograr cierto objetivo.

Es esa voz interna que nos dice: “él/ella sí lo pudo conseguir por… y yo no puedo por…”, “yo no puedo hacer eso…”, “¿cómo voy yo a hacer eso?, ¿con respaldo de quién?”, “¿quién va a confiar en mí? Si no tengo experiencia”.

Para lograr quitarte ese síndrome del impostor tienes que ganar experiencia en el terreno y eso sólo lo lograrás HACIENDO.

Otra cosa: JAMÁS te compares, recuerda que la gente está en donde está después de mucho trabajo y muchos obstáculos. Y en lugar de decir: “él/ella sí pudo porque sí tenía oportunidades/dinero, etc.”, mejor di: “si él/ella pudo, ¿por qué yo no?”

7. El miedo al cambio

El cambio es tu amigo. Te ayudará a crecer, forma parte de tu evolución. No temas a él.

Si te fijas, las grandes empresas como Facebook o Apple, siempre se han adaptado al cambio.

Adaptarte al cambio te ayudará a ser mejor persona y mejor profesional. En la medida en la que te adaptes a él, podrás evolucionar y convertirte en la persona que tienes que ser para poder lograr tus objetivos.

¿Cómo adaptarse al cambio? 1) No teniendo prejuicios hacia él, 2) No dejándose paralizar por el miedo al cambio e ir a buscarlo y 3) Autoevaluando tus decisiones, tus creencias y tus acciones.

8. El orgullo

Esta la dejo al final porque es la más peligrosa y la PEOR de todas porque si tienes esta actitud, NUNCA podrás lograr nada.

Si eres orgulloso, seguramente toda esta información no te sirva de nada, si eres orgulloso, por ejemplo, NUNCA podrás autoevaluarte y así evolucionar, NUNCA podrás cambiar, NO me harás caso y seguirás en la misma situación toda tu vida.

No pienses que lo sabes todo, tampoco pienses que eres demasiado inteligente, SIEMPRE hay algo que tengas que aprender, SIEMPRE te equivocarás, tendrás que aceptarlo y hacer algo para cambiarlo.

Una persona orgullosa JAMÁS tendrá éxito, así de sencillo, porque no tiene la capacidad de reprogramar su mente y su vida para seguir avanzando y si no avanzas no podrás conseguir tus objetivos.

Tampoco tengas miedo de cambiar de opinión o de que la gente te vea como alguien incoherente o inconstante, vuelvo a lo mismo: autoevalúate, autoevalúa tus ideas y tus decisiones.

¿Decías que querías emprender una idea de negocio pero resulta que no era tan buena?

¡Que tu orgullo no te deje estancado y cambia el rumbo!

¿Conoces otras creencias o actitudes limitantes? Déjamela en los comentarios.

En abril de 2019, lanzaré el curso premium

Cómo Vender tu Primer Infoproducto o Curso en Internet (aunque nunca hayas vendido nada ni nadie te conozca)

Apúntate ahora y gratis a la lista preferente, recibe bonus y descuentos exclusivos al adquirir el curso y te avisaré antes con un precio de preventa

P.D. Ten en cuenta que no recibirás la información si no me proporcionas un email que abras constantemente. Puedes leer el Aviso de Privacidad, si así lo deseas. Tu información está a salvo conmigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *